TEISA

Consejos para ser más ecológicos

“Un uso eficiente de la energía no debe comprometer nuestra calidad de vida sino que debe aportarnos los mismo bienes y servicios pero de una manera más limpia y sostenible”. Según el IDAE, Instituto diversificación y ahorro de la energía.

Tanto empresas como ciudadanos de a pie debería establecer las medidas para conseguir reducir el consumo energético favoreciendo el ahorro, fomentando el acceso a energías renovables para conseguir resultados más limpios, con el objetivo convertir la eficiencia energética en una realidad. Para ello vamos a explicar unos consejos aplicables para el día a día.

world in hand

 1. Utilizar luminarias económicas.

La iluminación es una parte importante a la hora de conseguir una casa confortable. Las lámparas de tipo LED

Son de las más económicas y ecológicas de todos los tipos que hay en el mercado. Si realizamos el cambio a bombillas de este tipo conseguiremos un ahorro energético considerable de nuestra factura de la luz. Estas bombillas son menos contaminantes ya que no contienen mercurio ni gases contaminantes. Además, no existe riesgo toxicológico como si ocurre con las unidades fluorescentes de iluminación que contiene una pequeña cantidad de mercurio

2. Librarnos del exceso de químicos.

En la mayoría de nuestros hogares se pueden encontrar cientos de sustancias químicas, principalmente  en los productos de limpieza y pesticidas. En la su mayoría estos productos son nocivos para el ser humano, y su uso prolongado está relacionado con  enfermedades como el Parkinson o el cáncer entre otras. La mejor opción es tratar de liberar nuestros hogares de la mayor cantidad de químicos reemplazando estos por productos orgánicos, tanto en la limpieza como en los alimentos.

3. Electrodomésticos en “Standby”.

Muchos de nuestros electrodomésticos (TV, cafetera, tostadora….etc.) al apagarse quedan en el estado de “Stand by” (o consumo en espera), de esta forma continúan gastando electricidad sin ninguna utilidad. En Stand by, el aparato sigue conectado, por lo que consume energía eléctrica. Se calcula que casi un 15% del consumo de una vivienda se produce por aparatos electrónicos conectados en Stand by. Se recomienda que para ahorrar energía, dinero y evitar contaminación se desconecten los aparatos electrónicos totalmente.

4. La norma de las 3 R. Reducir, Reutilizar y Reciclar.

Los productos básicos que podemos separar son: plásticos, vidrios, aluminio, papeles y basura orgánica. Debemos intentar reducir el consumo de elementos contaminantes. Por ejemplo, un lugar de traer las compras del supermercado cada vez que vamos en bolsas de plástico, podemos llevar nuestra bolsa/carro de compra.

5. Consumir productos locales.

Muchos de los productos disponibles en los supermercados viajan miles de Km. hasta llegar a nuestra tienda, esto aumenta el consumo de combustibles y encarece su precio final. Siempre es preferible seleccionar productos locales, así beneficiaremos a nuestra comunidad, al medio ambiente y a nuestra economía.

6. No consumir papel innecesariamente.

Para evitar el uso indiscriminado de papel podemos cancelar toda la correspondencia de correo ordinario que no nos sea útil, la necesaria podemos solicitar que nos la envíen por correo electrónico. En la actualidad muchas empresas, los bancos por ejemplo, ofrecen a sus clientes la posibilidad de recibir las notificaciones únicamente por correo electrónico.

7. No desperdiciar el agua, es un bien escaso.

Reducir el consumo de agua no te costará nada si tienes en cuenta algunos consejos básicos: sustituye los baños por las duchas, pon la lavadora y el lavavajillas cuando estén llenos y no dejes el grifo abierto mientras te lavas los dientes o te enjabonas.

8. Rodearnos de verde.

Todos sabemos la importancia de contar con entornos verdes. Estos tienen dos funciones fundamentales para nuestra existencia: absorber el dióxido de carbono y generan oxígeno. En las ciudades donde es dificultoso “rodearse de verde” existen alternativas interesantes como crear un pequeño huerto en casa, por mínimo que sea el espacio disponible siempre tendremos un lugar para alguna maceta para ver crecer nuestras propias plantas y consumir nuestros propios alimentos.

Otra opción es fijarse en los materiales utilizados para nuestros muebles, por ejemplo, si están hechos con materiales reciclados.

Todos estos consejos son sencillos para llevarlos a cabo en nuestro día a día, y con ellos conseguiremos tener un comportamiento más ecológico y así mejorar nuestra forma de vida y colaborar a mejorar el medio ambiente.

 
Comments

No comments yet.

Leave a Reply

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies