TEISA

ITEs

Inspecciones Técnicas de Edificios. ¡Nosotros nos encargamos de todo!

ite

La Inspección Técnica de Edificios (ITE) es una inspección obligatoria que deben pasar todas las edificaciones, ya sean viviendas, oficinas, naves, comercios, etc. En el caso de viviendas y locales en régimen de comunidad de propietarios, este deber corresponde a la propia comunidad, en el plazo y según procedimiento que establezca cada municipio de la Comunidad de Madrid.

El objetivo de la ITE es comprobar el adecuado mantenimiento y conservación de los edificios para evitar que se produzca la ruina de los mismos a consecuencia del deterioro provocado por un inadecuado mantenimiento. Implica una conservación que alarga la vida de los inmuebles y que, además, mantiene el valor del edificio.

PLAZOS

Los plazos y el procedimiento para la realización de la ITE se establecen por cada Ayuntamiento a través de Ordenanza Municipal específica. Por lo tanto, se deberá consultar a los servicios de información de cada Ayuntamiento.

En cualquier caso, las edificaciones pasarán la primera inspección durante el año siguiente a los 20 años desde su construcción; la segunda y posteriores inspecciones se realizarán cada 10 años.

Comunicación a la Comunidad de Propietarios: a la Comunidad se le indicará mediante correo certificado el plazo para cumplir con la inspección, teniendo los Propietarios derecho a conocer si se ha recibido dicha carta.

Si la Comunidad de Propietarios no realizara la Inspección en el plazo establecido, el Ayuntamiento podrá imponerle una sanción económica. Además, llevará a cabo la Inspección con sus propios técnicos, cargando el coste del Informe a la Comunidad.

PROCEDIMIENTO

La inspección debe ser realizada por profesionales legalmente cualificados para que redacte un informe de conservación y mantenimiento. Dicho informe debe estar sellado o visado por el Colegio Profesional correspondiente.

El contenido mínimo de este informe suele cubrir el estado de conservación de los siguientes elementos:

  • Estructura y cimentación.

  • Fachadas, terrazas, marquesinas, cornisas o cualquier otro elemento que pueda desprenderse y causar daños a los peatones.

  • Cubiertas y azoteas, aunque no sean transitables.

  • Instalaciones de fontanería y saneamiento del edificio (tuberías, bajantes, pozos, etc.).

  • Humedades, grietas o cualquier otra patología del edificio que el técnico considere que puede ser de gravedad.

La Comunidad de Propietarios ha de facilitar al técnico los medios necesarios para la realización del estudio del edificio, permitiéndole el acceso a todas las instalaciones.

El técnico entregará el informe al Presidente o Administrador de la Comunidad para que lo presente en el Registro del Ayuntamiento.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies